Jugabilidad

Tus elecciones determinarán tu destino

Tu primer paso en el juego consistirá en elegir una banda de entre las facciones clásicas: los Mercenarios de Reikland, los Skaven del clan Eshin (una especie de ratas ninja), el corrupto Culto de los Poseídos y la banda femenina de las Hermanas de Sigmar. Acto seguido configurarás tu banda seleccionando una mezcla de clases y atributos, que te permitirán adecuarla al estilo de juego que prefieras. ¡Puede que necesites una banda especializada en combate a distancia, cuerpo a cuerpo o una estrategia equilibrada!

Aún más importante que la elección de cada una de las unidades de tu banda, la elección de la facción será determinante. Cada facción tiene sus ventajas y desventajas, así que no menosprecies la importancia de prepararte antes de salir a las calles de Mordheim.

Un mundo para explorar y conquistar turno tras turno

A diferencia de muchos juegos de estrategia por turnos tradicionales, Mordheim cuenta con una escala de iniciativa intuitiva, que controla el orden en el que las unidades podrán atacar, dependiendo de su ratio de iniciativa. Los turnos no se suceden completamente jugador tras jugador, sino en base a la escala de iniciativa por unidad, definida por los puntos de iniciativa que tiene cada unidad.

Los puntos de iniciativa de una unidad vienen determinados en parte por el tipo de unidad y por cómo la has configurado (armas, armaduras y puntos de talento), pero también se ven afectadas por ciertos eventos sucedidos en el campo de batalla. Por ejemplo, un skaven configurado para ser veloz tendrá el ratio de iniciativa necesario para salir con ventaja en la escala de iniciativa, en detrimento de su fuerza o resistencia.

El sistema de escala de iniciativa te permite modificar estratégicamente tu posición y la de tus oponentes en la escala usando una de entre muchas habilidades, como cambiar tu estancia o ejecutar una artimaña.

En Mordheim, tus unidades no están sujetas a una cuadrícula. Toma el control de tus unidades para explorar el mapa y buscar piedra bruja y enemigos con mucha mayor libertad que en el resto de juegos de estrategia.

¡Gestiona, personaliza y contrata a mercenarios para librar batallas sin cuartel!

Recluta nuevas unidades, mejora su equipamiento y personaliza a tus huestes para conseguir la táctica óptima. Usa los puntos de experiencia adquiridos en el campo de batalla para mejorar a tus mercenarios. Crea la banda perfecta escogiendo a cada una de las unidades. Haz de la estrategia tu mejor aliada y usa a la perfección las habilidades de cada unidad. Pero actúa con cautela: si una unidad cae "fuera de acción", puede perder un miembro o incluso morir. ¡Recuerda que en Mordheim: City of the Damned, si una unidad muere, lo hace para siempre!

Explora diferentes opciones tácticas en variados mapas diseñados estratégicamente

Explora todos los rincones de la ciudad legendaria. Desvela sus tesoros y hazte con poderosos artefactos. Sácale provecho a los edificios, a las ruinas y a los callejones para darle ventaja a tus tropas. Los mapas multijugador, generados proceduralmente, dotarán de una increíble variedad a tus partidas multijugador, pero también disfrutarás al descubrir lugares icónicos de la ciudad como el Templo de Sigmar, recreados con pasión. ¡Prepara emboscadas para dividir a las fuerzas enemigas o concentra tu potencia de fuego en la unidad más letal de tu enemigo para reclamar la victoria! Trazar una estrategia sin fisuras es casi tan importante como tener suerte en los momentos clave del combate.

¿Tienes lo que hace falta para buscar sin descanso la misteriosa piedra bruja mientras sobrevives a los peligros del lugar más traicionero del universo Warhammer?